martes, 7 de febrero de 2012

tú, que escribiste conmigo



los lagos se secaron en el pañuelo roto, uno a uno, mientras las ramas de la sequoia abatida miraban hacia el suelo, sin poder alcanzarlo; háblame, le decían a la piedra del camino, háblame, no silencies el canto en el olvido, y la piedra torció el gesto y se quedó pensando mientras cantaba con vashti bunyan la la ra la

pero su canto no alcanzaba a conmover a los árboles milenarios, a quienes no agradan más que el erguirse como centinelas altivos y cuyas raíces rasgan a tientas, entre las profundidades, la delicada película donde descansan los secretos que traga la tierra

decidió entonces el aire convertirse en hielo y caer en placas raudas sobre el mundo seco, mientras la piedra cantaba sin mirar y sin sentir, siendo sepultada bajo toneladas de frío, y la sequoia alzaba su copa y mástil hacia la bóveda, huyendo, porque eso hacen los árboles, grandes o pequeños, se escapan, runnaway, camino del cielo, donde el frío no congele, donde el sol parece quemar

hay que cuidar el canto, todos, hasta el canto del olvido que las copas tragan

http://youtu.be/yKh-p5DDxW8
Vashti Bunyam - 17 Pink Sugar Elephants
Album: Some Things Just Stick In Your Mind -1966


texto en colaboración: cursiva, un amigo llamado H. No-Id,
que volvió del inframundo para llenar mi carpeta Musa de música;  resto, mío
gracias, H. No-Id... ;)