sábado, 29 de diciembre de 2012

ven, anda

 
No sé si acaso usé bien las preposiciones contigo -que si bajo, que si cabe, contra desde sobre tras- o si adjetivé adecuadamente a la madre de mi jefe. Tampoco conozco la medida exacta con la que llenar tu copa de vino, ni tan siquiera calibro el beso que pudiera vaciarla.
El año finaliza y no puedo declarar terminados los deberes. Me dejé pendiente alguna razón para morirme, es por eso que aquí sigo; de las razones para vivir no hablaré, las guardo como secretos de alcoba, en la cama de tu piel y contigo.
En algún momento de este año con algo de bastardo abandoné mis letras -algunas cosas quedan mejor mal hechas-. Fue entonces cuando dejaron de importarme los finales; cuando uno ya no cuestiona destinos, comprende lo verdaderamente importante: el viaje.
Dicen los seres de provecho que la palabra dada es una promesa y que esta ha de cumplirse y todas esas cosas que tan bien quedan en los currículos, pero resulta que ni siquiera tengo muy claro cómo formular frases perfectas -de las que no malinterprete el subconsciente- así que lo incumplo todo, desde los buenos hábitos hasta los malos apetitos.
Ya no miro hacia adelante buscando futuros, ni hacia atrás culpando pasados. He decidido mantenerme en el filo, como esos vaqueros del lejano oeste, aposentados en barras de salón, imbatibles. Quedarme aquí mismo, sobre una invisible barandilla que me despeja del mundo, y no hacer balance del año o de la vida. Y no es por desidia, que no, sino porque tan solo importa este preciso instante en el que te escribo.
Ven, anda, que te cuento cosas que sí merecen ser escritas; ¿al resto? que eso, que no hay resto, que feliz año que viene.


Radiohead - All I need



 

sábado, 17 de noviembre de 2012

No te das cuenta


¿No te das cuenta de cuánto ruido? Nadie escucha ya la lengua de las mariposas. Todo es ruido. La dichosa crisis no es más que un problema de oído. ¿No te parece que algunos andan un poco sordos? Algo malo nos ocurre en los tímpanos, donde el sentido del equilibrio. Uno no deja de percibir esa terrible estridencia como de pantalla de tele de los cincuenta a las tantas de la madrugada: los que están a favor de huelgar, contra los que dicen de tirar pa'lante con lo que nos echen; los que quieren hacer el amor y no la guerra versus los que quieren resucitar a Robespierre y guillotinar más de una cabeza. Y, de fondo, todo el ruido y la sordera del mundo.  
Escuchar lo pronunciado por la lengua de las mariposas no sería tan difícil si los apocalípticos callaran un tanto, no sé, quizás dos segundos de minutero; nada del otro mundo. El fin de todo llegará, por supuesto. Nadie lo duda. Pero, ¿qué necesidad hay de estar gritando todos los días “Buenos días, Vietnam” como si el napalm fuera a caernos encima en cualquier momento? Que sí, que ya sabemos que la cosa está bien jodida, que todo se nos viene encima, que no llegamos a fin de mes, que... Pero, vaya, es como si nos incitara a una continua despedida. Algo así como estar todo el rato quemando puentes o dinamitando cadenas para no tener nada a lo que amarrarse. Porque, claro, si no tienes nada a lo que amarrarte, no tienes nada que perder, ¿no?
No sé, pero no me parece que por despedirme de todo quisqui, del mundo, de mi familia, de la vida, el fin se me haga más ameno. No sé tú, pero a mí despedirme no me hace mucho tilín. Y este continuo vaticinio hecatómbico, pues, oye, como que acaba hartando. Y todo ello porque el fin se acerca, más para todos esos suicidas que se quedaron sin casa. Pero no todos nos suicidaremos, ¿no? 
Por otra parte, escuchar la lengua de las mariposas tampoco sería tan difícil si los Pinkis gastaran toda su purpurina de una maldita vez y el rosa se extinguiera por completo como le pasó al brontosaurius. Que no estoy en contra del color rosa, lo aclaro desde ya, pero siento un poco de jodienda cuando me vienen los Pinkis con su sonrisa concienzuda en plan desarme, eslogeando ese “la vida es bella”. Se me afilan todos los pelos y es como si me desembarcaran, tal día D en Normandía, todos los Robertos Benignis del mundo.
Hazte una idea: miles de Robertos Benignis multiplicándose como esporas o virus, convirtiendo en flores cada tanque y en juego cada guerra. Pues no, Hijo Mío, no seamos tan ilusos. No hay forma de hacer juego de una guerra a menos que seas la mano que mueve los tanques desde arriba. Porque el que guerrea desde abajo, entre la metralla y los cascotes, a ese no le parecerá ningún juego, créeme. Como tampoco le parecerá rosa la cosa a ningún padre en paro que no pueda llevar un cacho pan a su mesa, o a ninguna madre en paro que no pueda... Bueno, todo eso que la proclamada igualdad de géneros dice que hacen las madres.
 
Ni es tan apocalíptica la cosa ni tan pinki. Ni se arregla haciendo testamento o sonriendo que es gratis. Solo es un problema de oído; mucho ruido, mucho. La lengua de las mariposas igual nos dice que debemos educar en el equilibrio, digo yo, que, a fin de cuentas, tampoco consigo escuchar bien.
 
Equilibrio, ¿tú sabes lo que es eso?
 
 
 
Arcade Fire - Burning Brigdes

domingo, 21 de octubre de 2012

tú, que no me sabes


fuente: Paris-EFE

La empatía es una esencia extraña entre todas las esencias que conforman al ser humano. La empatía no suele darse cuando el humano ha empobrecido de espíritu, se vuelve tacaña como la luz en la noche, escasa y algo famélica puede pulular por las calles en ciertos momentos de adecuada compasión. Y, así, si ella nos roza, puede que extendamos la mano para conceder limosna al prójimo, ese vecino nuestro al que la vida maltrató hasta el desahucio. Parió el periódico una noticia escalofriante en la mañana de este domingo insípido, un domingo cualquiera que dejó de ser cualquiera, precisamente, por falta de empatía. Pero esa es otra historia. Volvamos sobre la noticia que sacudió en exceso el azúcar, esparciéndolo por mi vestido negro impoluto, mientras el mundo caminaba delante de mí hacia algún buen lugar de domingo familiar y estable. En un país cercano, en un barrio normal y empobrecido como todos los barrios, un hombre había fallecido. Eso, en principio y sin cuestionar cómo era de memorable el fallecido, no era en sí una noticia de gran alcance. Sin embargo, ocupaba una de las primera páginas del diario, como si hubiera muerto el presidente de la república o un alto cargo eclesiástico. Y todo aquel bombo mediático no era más que la resulta de destacar la soledad del individuo. Por un problema de cañerías rotas, los vecinos habían instado a la policía para entrar en el apartamento, ocupado desde hacía décadas por un anciano solitario y del cual hacía bastante que no se tenía noticia. Sucedió que el viejo eremita había muerto solo, que su cadáver yacía allí mismo, en la cama que lo había cobijado durante casi treinta años, que era un esqueleto, que estaba descarnado, que ni gusanos ni restos de carroñeros ni descomposición, y que, probablemente, llevara cadáver más de quince años. Quince años fallecido en la cama. Quince años de solitaria tumba casera. Quince años de asceta esquelético. Ni una gota de empatía resbaló por aquellas paredes cuando la medicina forense intervino para asegurar la edad del difunto, hasta que alguien, quizás más humano o tan solo menos desempatizado, cayó en la cuenta de tanta soledad inadvertida. En el buzón de correos aún se leía su nombre con el apelativo de señor abreviado.

© todo los derechos reservados


Empathy - Christopher Young

jueves, 18 de octubre de 2012

vive conmigo


Nací hastiadX y alcohólicX, licenciadX sin trabajo, con los bares demasiado caros, la prohibición de botellón, sin diversión ni coffee-shop. Padres me dieron propina y en el supermercado compré más alcohol. Guardé el corazón en una botella, para cuando fuera el más triste, y recogerlo como quien abre de madrugada la nevera. Luego me dejé largas las penas por culpa de sueños rotos; alguien lo llamó apatía. No tenía la frente adecuada, el tamaño preciso para albergar cordura. Ya sabes: joven en paro y sin indulto, muerte lenta y bonito cadáver. Pero antes de morir, me arrancaría los dientes la perra vida; alguien culpó a la macroeconomía. Ni el corazón conservado en alcohol me salvó. “Despierta, generación recortada, y bebe lo mismo para la resaca”, susurró una botella a la mañana siguiente, y añadió: “Lame el suelo, aún queda algo entre los cristales rotos. Así podrás salvarte”.
 
Massive Attack - Live with me

martes, 16 de octubre de 2012

cómo de profundo




fuente: arteinformado.com

Era un mundo de cristales empañados, en una noche empañada por escombros y paraguas rotos, humedad, ríos de asfalto, zapatos de barco, labios de agua, y decidiste besarme en el autobús musicalmente mediocre, decidiste mirarme y subir la escalera tras de mí, darle las buenas noches al solar que soy, abrazarme la espalda en tanto mi culo se acomodaba a tu bajo vientre, mientras murmurabas un teamo que conocía el principio de todo, en un lugar inapropiado, porque los buses no son camas y aún no era tiempo de dormir, pero tú me miraste como si hubieras salido de mí un minuto antes, y yo ahogué un “me arrasas”, mientras descolgaba ojos de cuarzo de otro tiempo y te sentía profundo, profundo; resignifico sustantivos a tu costa, como amor, espera, deseo, y un espino blanco crece en la distancia, nacido para cobijarnos, libre de espadas; ya no me gusta el olor a napalm por la mañana, pero tú puedes plantar clavos en la cama y cardos en mis manos 

 

http://youtu.be/pBCt5nfsZ30
Lianne La Havas - Willy Mason
No room for doubt

Safe Creative #1004196057137
© todo los derechos reservados

domingo, 23 de septiembre de 2012

juégame y paga

La fachada del casino estaba adornada de imponentes vidrieras, que eyaculaban luz coloreada sobre caras y pechos, sobre las mesas de juego, sobre faldas y braguetas. Uno debía saltar los dados truncados, el fieltro verde y sus casillas, del mismo modo que necesitaba burlar el inquisitivo girar de la ruleta rusa si pretendía acceder al salón de baile. En la batalla del zafarse, la luz arcoirisida copulaba con uno en su danza del vientre, y uno podía quedarse atrapado en las fauces de una máquina tragaperras sin condón y embarazarse de avaricia; incluso podía anclarse a la barra del bar y fornicar con el tintineo del hielo de un gin-tonic bien sexy. Pero, lo que más impedía el paso al salón de baile no eran los accesos a la ludopatía, sino Marcial, un señor con estructura de contenedor portuario y ojos de buey abatibles que, vestido como un mayordomo de época, permanecía impasible, en su postura mímica y ramblesca, con las manos cruzadas a la espalda y la mirada condescendiente de un confesor.
Durante ocho horas diarias, en turnos rotativos, Marcial atornillaba su presencia al vestíbulo del casino y todo lo demás podía parecer superfluo en aquella estampa lúdica menos él; el mayordomo hacía hincapié con su sombra, como ratificando la necesidad de conciencia de aquellos que, con su superflua actitud, acudían a entregar sus tesoros a la banca.
Marcial era, en sí mismo, una cura de penitencia y, cuando los camuflados ludópatas pretendían cruzar el casino con la excusa del salón de baile, depositaban unas monedas en sus manos haciendo la vez de propina, que no era propina sino el justo precio por una vida superflua.
Los años pasaron como olas sucesivas y el mayordomo se transformó en parte del decorado, pero, a diferencia de las mesas de juegos, de las vidrieras provocadoras o las campanillas del éxito, Marcial lideraba una procesión al perdón con su mano extendida al recibir las propinas.
Cuando llegó su jubilación, Marcial no tuvo homenaje de despedida ni placa de reconocimiento a su ardua labor de estatua pontificia. Fue liquidado con cortés frialdad y un "le llamaremos para la cena de navidad". Sin embargo, llegaron las fiestas y nadie llamó a su casa. ¿Molestó ello al mayordomo? Ni gota, permaneció inmutable como había acostumbrado durante tres décadas y marcó números, hizo gestiones, llamó a clientes, relaciones públicas, hasta conseguir colocar un cartel en un local grande y amplio, también de vidrieras copuladoras, con el nombre de Real Casino. Aún le sobró dinero de todas las propinas recibidas durante treinta años. Lo justo para comprarse un estupendo traje de etiqueta, poderoso y estimulante; no de mayordomo, no, sino de hombre importante que hace cosas importantes en lugares suyos que, también, son importantes. Con aquel impoluto disfraz, ancló sus pies, nuevamente, a la entrada del nuevo local de su propiedad y, por primera vez en su vida, sonrío cuando el primer cliente depositó una moneda en sus manos para el perdón.

St. Lucia - September

martes, 11 de septiembre de 2012

llévame contigo



la morosidad en la alcoba trae malentendidos, uno se relaja en la deuda y queda ahí todo pendiente y parece que nada se debe, que el balance muestra ganancias todo el rato, que los saldos positivos permiten reintegros en tu boca, pero no, no es así cómo suceden las cosas, porque las morosidades en la alcoba dejan cuentas atrasadas, males mayores, secuelas y, por no querer cobrar, la deuda crece y, por callar y no molestar, la montaña se alza cada vez más pesada; las morosidades en la emoción son otra cosa, son tan otra cosa que ninguna morosidad puede comparársele, uno se encalla y enquista y decrece y mengua y mortifican las ortigas por más pedregales que insertemos en las venas, ratifica la línea continua un continuo no pasarás y te quedas ahí, varado, varado, esquinado del todo, como los seres olvidados a los que nadie quiso poner epitafio ni nombre ni fecha en la lápida, como las tumbas de multitudes, o como las masas de las plazas, deformes, sin rostros, embutidos cuerpos en caras ajenas; entonces todo se vuelve ajeno, todo es lejano, turbio y oscuro como los pozos vacíos; hay morosidades que más vale saldar antes de que el negativo nos arrastre a la bancarrota y nos quiebre lo más sagrado, porque si sucede apenas tendremos salvación posible; alguna vez, quizás la fortuna nos encauce, ya desahuciados, hacia el sendero de algún ángel, puede que incluso sea un ángel caído; no descartemos alas que no sobran


Sysyphe - Sinking

domingo, 26 de agosto de 2012

no me sueltes



fuente: J.A. Dasilva

andando en el filo, en la frontera sentados, tiempo ha que nos encontramos, nada que nos reconocimos -la intuición no pudo engañarnos-, desde la primera vocal de caricia, y como una revelación vino el estremecimiento, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? no lo sé, pero lo admito; admitimos el camino que somos y aquí estamos, reforestando desiertos con nuestra saliva, un día más acá en el abecedario que nos une al margen del desfiladero, las palabras tejen lazos, bastó de apretar nudos a la garganta, un embalse más roto, la marea, comenzamos a hablar como amantes encriptados y un jeroglífico de amor dibujó las cosas, nuevamente, todas nuevas, visión noctura, rayos x, espejos que rebotan tu aliento reflejado donde dibujo nuestro nombre entrelazado como cuando de niños pintábamos con tiza los pupitres; ahora las siluetas de las cosas se difuman en tu piel, no hay más espejo que tú, decía el oráculo, y yo miré el alfeizar esperando ver aparecer la gota de lluvia que te barriera adonde los nombres pierden importancia, pero vino tu boca que besa, tu boca que habla, susurra y hace inventarios, promete, dibuja, acaricia y murmura algo en idioma antiguo sin necesidad de traducción; vimos una pareja de tórtolas asomarse por la rendija, traían predicción de lluvia, no era escoba de lluvia, era agua redentora y calor de blanca espuma, el drago nos miraba de lejos en un pueblo también lejano, toda belleza anidaba lejos hasta que tú la acercaste con tu amor de llovizna y niebla, de humedad latente, de sol y arena, de alfombras y versos, la amapola dijo que allí estaba la silla definitiva, el aire respirable, la perfecta sintonía, los arpegios deseados, el horizonte tibio, la calidez del resguardo, el volcán que ruge, la lava quemante, la piel canela y el azúcar en venas alteradas, la miel, la miel, el beso y la miel caliente de la vela de tu boca, una sobredosis de ternura envuelta en un mordisco a tu boca, a tu boca que mira y miro como si no hubiera más boca ni más mirares, donde podría morir, dormir, desmayarme;
no me sueltes, no me sueltes, no me sueltes

de la novela Cartas de una perra,
Delia Díaz
Safe Creative #1004196057137
The Divine Comedy - Our mutual friend

sábado, 18 de agosto de 2012

La Gomera somos todos


foto: Rafa Avero

en 1984 esta mujer tenía 16 años y muchos sueños, tantos que olvidé alguno por el camino, tantos que alguno se rompió contra la quilla del J.J. Sister, o en las esquinas donde mueren todos los sueños -me acerco cada tanto a ese lugar, a revisar mi colección de estropicios como quien revisa las fotos antiguas y se descubre más viejo, más cansado, más otra persona, para hacer inventario o para, como ahora, intentar recuperar alguno-
en 1984 yo aún creía en utopías, no podía imaginar un gran hermano vigilando mis acciones y empujando hacia caminos engañosos, tampoco creía en la manipulación política ni mediática -partidocracia y mediocracia-
en 1984 aún no había leído a Hobbes: el hombre es un lobo para el hombre; todavía pensaba en redenciones posibles, en salvaciones planetarias, en que lo bueno triunfaría
en 1984 escuchaba a Silvio Rodríguez y lloraba hacia afuera, no para adentro como dicen que lloran las personas mayores
en 1984 murieron personas en un incendio en La Gomera y yo no pude hacer nada, tan solo llorar...
ahora no lloro, ni creo en utopías, el mundo es un constante vómito y la gente muere de hambre en todas partes, pero he descubierto que la nobleza aún existe, que los sueños se regeneran,
que sí puedo hacer algo

28 años después, otro incendio asola esa isla única, única y tremendamente hermosa, que me acogió y acogerá como si fuera de allí
alguien me preguntó el otro día: pero si tú no eres gomera, ¿qué haces ayudando a organizar concentraciones, apoyando causas con tanto empeño?

¿nunca has amado un lugar ajeno a tu origen?
¿nunca has amado a una persona que no era tu sangre?

con cada monte quemado, todos morimos un poco

¡¡¡MÁS NUNCA!!!



y tú, ¿seguro que no puedes hacer algo?
si te sobra un euro, si tienes días libres,
si puedes apoyarnos de algún modo,
colabora, comparte, ayuda...

la gomera somos todos



Oleo de una mujer con sombrero - Silvio Rodríguez

( la cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes.
los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias, se quedan allí.
ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar)

lunes, 13 de agosto de 2012

Canarias arde


fuente: Diario de Avisos






Cosas no incinerables,
como, por ejemplo, esta crónica del periodista Rafa Avero:
 
LA GOMERA, EL FUEGO Y LA MEMORIA; 28 AÑOS DESPUES.

28 años después un periodista de Canarias7 vuelve a La Gomera para cubrir nuevamente la información sobre un incendio forestal. El fuego ha arrasado 3.100 hectáreas contra las 900 del anterior. Esta vez, eso sí, no hubo desgracias personales. Una vez más el barranco de Benchijigua y el Roque Agando son asolados por el fuego. Algunas cosas han cambiado. Otras, desgraciadamente, no tanto.
El próximo 11 de septiembre, se cumplirán 28 años de la tragedia que se vivió en La Gomera al producirse un incendio forestal el día anterior que acabó con la vida de 20 personas. En aquella ocasión, y en horas de la madrugada, las campanas de la iglesia de San Sebastián tocaban a arrebato mientras desde un coche con megáfonos se convocaba a la población a acudir a la plaza del Ayuntamiento para organizar partidas de voluntarios que se sumaran a combatir el incendio. Las ayudas desde Tenerife llegarían a las 24 horas.
Las noticias comienzan a llegar a la redacción de Canarias7. Un teletipo de la agencia Colpisa, citando fuentes de la guardia civil, recomienda la evacuación total de la isla. Una exageración, pero hay que ponerse en marcha. Francisco González Concepción, un perro viejo del periodismo es el redactor elegido. A mi me envían como gráfico. El director me elige porque sabe que conozco bastante bien la isla y en particular su monte. A las pocas horas ya estamos en Tenerife.
El puerto de Los Cristianos, es un hervidero de periodistas, técnicos, bomberos, vecinos y voluntarios que quieren ir a La Gomera a ayudar en las tareas de extinción. Hay que llegar a La Gomera pero el ferry no está. Encontramos un pequeño barco pesquero artesanal de gomeros que va a salir hacia la isla. Convencemos a su patrón para que nos deje acompañarle.
Además de la tripulación viajamos tres técnicos de Icona, dos periodistas del ahora desaparecido Diario16 y yo. Somos muchos para las dimensiones del barco y cuando ya estamos a bordo y con el motor en marcha un alto oficial de la Armada española nos quiere obligar a desembarcar. Nos negamos. Discutimos. Amenaza al patrón pero este ordena levantar amarras y el barco se aleja del muelle y de aquel militar que sigue gritándonos sus amenazas.
Deben ser las 12 de la noche. El motor del pequeño artesanal hace un ruido infernal. El barco huele a combustible. Es noche cerrada y a lo lejos se adivina la silueta de La Gomera con sus cumbres ardiendo en rojo. Parece el infierno y hacia allí nos dirigimos. Las olas nos pasan por encima y llegamos horas después al puerto de San Sebastián de La Gomera completamente empapados.
Me acerco al ayuntamiento. Hay una cadena humana de voluntarios que cargan hacia varios land rover botellas de agua y bocadillos. Mi primer instinto es hacerles una foto, pero guardo la cámara y me incorporo como uno más a trasladar las provisiones.
Al amanecer ya estamos en el Roque de Agando, lugar de la tragedia. El escenario es dantesco. El paisaje es negro. A ratos huele a carne quemada. Un grupo de montañeros preparan unas tirolinas para poder izar en el último tramo los cadáveres que van apareciendo completamente calcinados en el fondo del barranco. Cinco de ellos aparecen en fila. El fuego los fue abrasando uno tras otro mientras intentaban huir a través del Barranco de Benchijigua.
Hay casi 100 personas y el silencio y la tristeza son absolutos. Hay dolor. Mucho dolor. A esa hora ya van unos 16 muertos contabilizados. Algunos voluntarios visten aun con las chancletas que tenían puestas en la playa cuando se incorporaron a las labores de extinción del incendio. No existía la Unidad Militar de Emergencias en aquel entonces. “La UME es el dinero mejor empleado de nuestros impuestos” me decía el pasado miércoles un campesino de Chipude. Tampoco había cuerpo de bomberos profesionales y hoy la isla sigue sin contar con ellos. Burro viejo no aprende idiomas, dicen.
Tengo que enviar las fotos al periódico. Es 1984 y no existe la tecnología digital. La Gomera tampoco tiene aeropuerto. Ahora sí tiene y hace el viaje más cómodo a las autoridades que vienen al último incendio a hacerse la foto.
Me acerco al puerto a ver si encuentro un barco en el que pueda enviar el material gráfico. Tengo suerte. Un helicóptero con autoridades, el delegado del Gobierno Eligio Hernández y el general de la guardia civil Sáenz de Santamaría entre ellos, va a salir hacia Tenerife. En él también viaja Gustavo Armas, fotógrafo del Diario de Avisos, al que le entrego 10 rollos de película destinadas a Canarias7 con las fotos más dolorosas que he realizado en dos años de vida profesional.
Hablo con el periódico desde una cabina pública de teléfonos. Estamos en 1984 y no, tampoco existían los móviles. Un descerebrado de la redacción de entonces, del que afortunadamente he olvidado su nombre, me pregunta si tengo una buena foto de algún cadáver. “Tengo un primer plano de un cadáver desnudo y completamente quemado en medio de la carretera, le digo. Va a mitad del rollo número 7, tras unas tomas del Roque Agando”. “Genial, me responde”. La foto es una de las que se publican. Es el cadáver de un pajarito del monte calcinado. Al que quería caldo de sensacionalismo, dos tazas de ética.
Llevo unas 30 horas trabajando. Sin dormir. Agotado. Mi ropa huele a ceniza. A unos 10 metros un grupo de adolescentes lloran abrazados al enterarse de la muerte de un amigo en el incendio. Click, click. Les hago dos fotos. No me da tiempo para más. Uno de ellos levanta la mirada y me ve. Corre hacia mi y todo su dolor lo encauza en rabia mientras me grita: “periodista, hijo de p...”.. Comienza a golpearme y aun hoy no me explico como conseguí esquivar sus golpes con mis brazos protegiéndome. Protegiendo el equipo. Un grupo de personas consiguen apartarlo de mi y me alejo caminando en busca de un lugar donde pasar la noche.
No consigo relajarme en la habitación. Tengo casi 21 años y salgo a pasear intentando asimilar la tragedia de la que he sido testigo en las últimas horas. El joven que me golpeó me ve y se acerca. Me hace gestos con las manos para que lo espere. Nobleza gomera obliga. Me pide disculpas. Dice que ha perdido en el incendio a sus tres mejores amigos. Me ruega que le perdone. Nos abrazamos y lloramos los dos.
Han pasado 28 años. La isla ha vuelto a arder. Y hay cosas en esta isla, y en la vida, que ni el fuego consigue incinerar.

 

viernes, 10 de agosto de 2012

el acierto de Orwell



""-Imposible asistir más de un cuarto de hora impasible a la desesperación de alguien, me contó una vez Ciorán. Y llegados ante la desesperación de alguien, nos queda pararnos y tomar fuerzas por el aire, para levantar al caído del suelo, o para empujarlo del todo; lo que menos rabia nos dé.""

de la novela La magia del fin del mundo, Delia Díaz



lamentaremos el acierto de Orwell


The Shawshank Redemption OST - Bso Cadena Perpetua, Thomas Newman

viernes, 27 de julio de 2012

tu mano en mí




Como ondulación del Tacoma Bridge sacudiendo ingeniería,
supercolisionador,
acelerador de partículas:
tu mano en mí.

La noche extrajo de su sexo plano estrellas viejas.
Alguna suicidada solo para mí.
En los párpados germinó un deseo:
tu mano en mí.

El fénix de mis caderas te llama.
Mi verdadero nombre es secreto. 
Engendremos estrellas nuevas en vientres de lobos;
tu mano en mí.

Invertidos ejes temblando en nuestros vértices,
terremotos volcando el mundo,
y del contacto profundo, la gran catarsis;
tu mano en mí.

Centauro que glorificas,
huyamos a Creta,
el Minotauro es tu esclavo,
Medusa te ama
y parirá de la piedra carne.

Centauro que redimes,
renazcamos del polvo,
resurjamos de ceniza;
tu mano en mí.
 
Fuerza mi verdadero nombre.
Sácame de las cajas.

Tu mano en mí.
 
 
de la novela Cartas de una perra, delia díaz
Safe Creative #1004196057137
 
God is an astronaut - Suicide by Star

lunes, 9 de julio de 2012

Cóncavo beso


Balconada de absenta alumbra
tu sinuosa costura del beso.

Ante ti,
certidumbre de luna herida,
de no sé sabe cuando,
retrae dos pasos,
huye y vuelve llena.

Acaso vibra el aliento capaz
de endulzar la simiente,
loba vencida,
de remolcar rosario de auroras,
sembrando perlas,
luces, tréboles,
angostura de amor,
en la concavidad de tu beso.

del poemario Redonda Sílaba, delia díaz




por si gustáis de unos versos
dejados en un despistado desliz de la mano,
en su cóncava forma,
nada poliédrica,
de atinar sobre el teclado al amparo de la música,
y de un beso...

Radiohead - Lucky

miércoles, 28 de marzo de 2012

Besarás lunares -I- Sin bragas

fuente: film La tentación vive arriba

Amalia tenía un lunar sobre el labio a lo Marilyn, pero cercano al borde de la carne rosa, que se relamía cuando el nervio venía a verla, siempre en situaciones de estrés, de indecisión, o sencillamente cuando se aburría. Como un tic inevitable, ella se relamía su lunar pegado al labio hacia el lado derecho de su cara, y cuando lo hacía, que era más frecuente de lo que ella jamás hubiera deseado, achinaba el ojo derecho como en un guiño. Aquel movimiento compulsivo le trajo más de un disgusto, dado lo insinuante que parecía a ojos del ignorante. Puesto que era repetitivo, inconsciente, y sin ningún tipo de pretensión, podía hacerlo en la cola del banco, de la panadería, mientras hojeaba una revista en el dentista, o cuando acudió al entierro de su madre, altamente agasajada por la sociedad convencional y conservadora del pueblo, de donde Amalia había escapado al cumplir la mayoría de edad. El pueblo parecía anclado en el siglo XIX, los hombres continuaban llevando sus sombreros a lo gánster, y las mujeres no enseñaban sus rodillas, incluso algunas ocultaban sus brazos, como les pasa a esas predicadoras que pasean por la rambla tratando de conquistar creyentes para su congregación evangelista. Salvo el cajero automático, los coches, y las luces de bajo consumo de las farolas, cualquier visitante podría situarse, sin ningún tipo de esfuerzo, en la época de la posguerra. Incluso cierta negrura ensombrecía el semblante de los habitantes, como si realmente hubieran perdido la guerra, o no tuvieran nada de lo que alegrarse. Amalia vivía en la capital de Isla Grande, Jauría, donde trabajaba como asesora financiera, pulcramente vestida, reducto de la conducta familiar, con sus ademanes finos de señorita elegante, pausada, erguida siempre sobre sus inmaculados zapatos de salón, cuidadosamente maquillada, y silenciosa. Amalia hablaba poco. Opinaba que las palabras vacías corrompían y por ello las medía con el mismo cuidado con el que se maquillaba. Aquella tarde de noviembre, el sol había caído en desdicha semanas antes, y apenas se dejaba ver como una amante resentida después de la trifulca, colándose escamoso entre nubes que no parecían querer marchar jamás. Todo el pueblo se reunió para el sepelio, y todos sus habitantes en edad de orar o de asistir a enterramiento, fueron pasando junto a ella, a darle el más sentido pésame, bien apretando su mano en un gesto compasivo, o plantándole un sonoro beso en su mejilla por la que aún no había resbalado una sola lágrima. Amalia lamía su lunar insistentemente, asomando la punta de su lengua jugosa mientras su ojo derecho guiñaba provocador aunque inocente. Se manoseaba las manos después de cada saludo, restregándolas contra su vestido de franela negro, sobrio y abrigado, muy apropiado para días de luto, mientras hundía su mentón en el pecho, y tal parecía compungida por la muerte de su madre, pero la realidad era bien distinta: se escudaba así de las miradas ajenas y ocultaba el tic que sabía insistente en su cara. El pelo negro azabache y liso le cubría el rostro como sendas cortinas cortadas en la raya del medio de su cráneo, ayudándole a ocultarse, pero cierto aire ventoso descorrió su pelo, y al igual que mecía a los cipreses, enseñó la lengua de Amalia relamiendo el lunar y el guiño de su ojo, hasta ese momento camuflados bajo la melena, justo cuando Don Néstor, venido de Alemania hacía menos de un año, después de emigrar en buscar de mejor fortuna y convertirse en un abogado de prestigio en la rama del derecho político, soltero y sin vida social aparente más que lo relativo a su despacho en la capital, se acercó a ella a presentarle sus respetos. Fue en ese instante que Amalia debió sacar más su lengua, cansada de tanto beso y aprieta manos, guiñó más su ojo, justo cuando el viento de noviembre levantó la falda de su vestido de franela por encima de su cintura, también a lo Marilyn y su falda al aire cuando la tentación vive arriba, dejando ver sus muslos blancos sobre los ligeros que sujetaban densas medias de nailon y, también, dejó ver que debajo de aquella aparente sobriedad, Amalia no llevaba bragas. Don Néstor paró en seco su mano y permaneció clavado e inamovible mientras Amalia sujetaba con ahínco su vestido de franela, sin dejar, en ningún momento, de relamer su lunar sobre el labio.

Besarás lunares. I – Sin bragas.
delia díaz
Safe Creative #1203281383957
PJ Harvey & Thom Yorke - This mess we're in

martes, 6 de marzo de 2012

agua mía

Mujer de Agua, Miguel Peralta


"Agua crepuscular, agua sedienta,
se te van como sílabas los pájaros tardíos.
Meciéndose en los álamos el viento te descuentan
la dicha de tus ojos bebiéndose en los míos.

Alié mi pensamiento a tus goces sombríos
y gusté la dulzura de tus palabras lentas.
Tú alargaste crepúsculos en mis manos sedientas:
yo devoré en el pan tus trágicos estíos.

Mis manos quedarán húmedas de tu seno.
De mis obstinaciones te quedará el veneno,
flotante flor de angustia que bautizó el destino.

De nuestros dos silencios ha de brotar un día
el agua luminosa que dé un azul divino
al fondo de cipreses de tu alma y de la mía."

Carlos Pellicer Cámara (México; 1897-1977)

Nobou Uematsu - To Zanarkand





quien controla el agua, domina el mundo...

martes, 21 de febrero de 2012

Violencia en Valencia

fuente: Facebook, autor indeterminado

"""El presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, ha asegurado hoy que se debe intentar «apaciguar» las «violentas manifestaciones» que desde hace varios días se están produciendo en la ciudad de Valencia y durante las cuales «no se está respetando el Estado de Derecho» y «evitar el efecto llamada».
«Llevamos unos días donde existen ese tipo de violentas manifestaciones y debemos intentar apaciguar», ha dicho Fabra, quien ha señalado que estamos en unos «momentos complicados» y hay que tomar «medidas concretas que van a generar protestas, pero éstas no deben ser violentas».Según Alberto Fabra, «estamos en un Estado de Derecho, que cabe la posibilidad de manifestación, pero esta siempre tiene que ser dentro de un orden. Se puede manifestar del desacuerdo, pero no puede ser con violencia»."""
Fuente: ABC.es, edición digital 21-02-12

deberías quitarte esas gafas de sol, Fabra, te empañan la vista
aunque creo que tanto tú como los pseudo-periodistas deberíais ir al oftalmólogo a mirárosla, o al especialista médico que proceda en caso de transtornos mentales

como diría mi padre: manda huevos...

al racismo se le gana viajando; al fascino, leyendo... lo dijo Unamuno, que era muchas cosas pero, desde luego, no era un malnacido vasallo del poder


comunicado del IES Luis Vives, de Valencia
http://imagenes.publico-estaticos.es/resources/archivos/2012/2/20/1329753100686lluisvives.pdf

esto, señores del poder y señores de la prensa al servicio del poder,
es un pequeño ejemplo de lo que realmente ha pasado:




como dijo Gaspar Llamazares muy acertadamente:
"No le queda nada al ministro de interior si convierte
el conflicto social en problema de orden público.
No habrá policía suficiente."

sábado, 11 de febrero de 2012

a la marcha, Bambones Indignados


aquí están los ganadores de la Final de Murgas de este sagrado Carnaval de Tenerife, 2012
el pan y circo envuelto en ácida crírtica y protesta, el buen hacer de estos vecinos míos

la única murga que ha sado un tema referido a los INDIGNADOS!!!

qué bien suenan, joer... orgullosa que me siento

felicidades!!!

y seguid dando caña a muerte, que no quede cabeza sin criticar:

"atrévete a gritar, aquí nadie te va a callar"

a la marcha, Bambones Indignados... :)

viernes, 10 de febrero de 2012

guillotinas, Garzón

"La teoría del gobierno revolucionario es tan nueva como la revolución que la ha traído. No hay que buscarla en los libros de los escritores políticos, que no han visto en absoluto esta Revolución, ni en las leyes de los tiranos que contentos con abusar de su poder, se ocupan poco de buscar la legitimidad; esta palabra no es para la aristocracia más que un asunto de terror; para los tiranos, un escándalo; para mucha gente un enigma. El principio del gobierno constitucional es conservar la República; la del gobierno revolucionario es fundarla. El gobierno constitucional se ocupa principalmente de la libertad civil; y el gobierno revolucionario de la libertad pública. Bajo el régimen constitucional es suficiente con proteger a los individuos de los abusos del poder público; bajo el régimen revolucionario, el propio poder público está obligado a defenderse contra todas las facciones que le ataquen. El gobierno revolucionario debe a los buenos ciudadanos toda la protección nacional; a los enemigos del pueblo no les debe sino la muerte."
Robespierre, La teoría del gobierno revolucionario


llamadme loca, desquiciada y políticamente incorrecta, pero ante lo sucedido a Su Señoría, el Magistrado Garzón, ¡qué ganas me dan de engrasar guillotinas y convocar, conjurar, la sombra de Robespierre! 


pd: hoy mi post de duelo y en silencio, sin música, salvo el sonido del acero afilado de la guillotina seccionando más de una cabeza; lo malo es que esto es como la Hidra,
a más cortas, más se regenera...

¡maldito país plagado de chupopteros, lameculos, lacayos y sanguijuelas

sin sangre en las venas, sin sangre en las venas, sin sangre en las venas!

martes, 7 de febrero de 2012

tú, que escribiste conmigo



los lagos se secaron en el pañuelo roto, uno a uno, mientras las ramas de la sequoia abatida miraban hacia el suelo, sin poder alcanzarlo; háblame, le decían a la piedra del camino, háblame, no silencies el canto en el olvido, y la piedra torció el gesto y se quedó pensando mientras cantaba con vashti bunyan la la ra la

pero su canto no alcanzaba a conmover a los árboles milenarios, a quienes no agradan más que el erguirse como centinelas altivos y cuyas raíces rasgan a tientas, entre las profundidades, la delicada película donde descansan los secretos que traga la tierra

decidió entonces el aire convertirse en hielo y caer en placas raudas sobre el mundo seco, mientras la piedra cantaba sin mirar y sin sentir, siendo sepultada bajo toneladas de frío, y la sequoia alzaba su copa y mástil hacia la bóveda, huyendo, porque eso hacen los árboles, grandes o pequeños, se escapan, runnaway, camino del cielo, donde el frío no congele, donde el sol parece quemar

hay que cuidar el canto, todos, hasta el canto del olvido que las copas tragan

http://youtu.be/yKh-p5DDxW8
Vashti Bunyam - 17 Pink Sugar Elephants
Album: Some Things Just Stick In Your Mind -1966


texto en colaboración: cursiva, un amigo llamado H. No-Id,
que volvió del inframundo para llenar mi carpeta Musa de música;  resto, mío
gracias, H. No-Id... ;)

lunes, 6 de febrero de 2012

Top Model Tenerife 2012

El pasado Sábado, 04 de febrero, tuvo lugar en el Teatro Leal de la ciudad de La Laguna, la celebración del Certamen TOP MODEL TENERIFE 2012, valedero para Top Model España, Internacional, y World 2012, y tengo el honor de mostraros las imágenes de los ganadores de dicho evento.
Mi enhorabuena a todos los aspirantes, por su valía más que demostrada, y también mi felicitación a Lex Models por la buena organización del Certamen y, en especial, a mi hermano, Santi Díaz, cuya labor y arduo trabajo en los meses previos han hecho posible su celebración y, además, que fuera tan espléndido el resultado. Gracias a lo cual, Canarias, nuestras islas, acogerán la Final de TOP MODEL ESPAÑA 2012, que se celebrará este verano
Todo perfectamente detallado y contado en la edición de hoy del periódico LA OPINION de Tenerife
http://www.laopinion.es/tenerife/2012/02/06/shushyla-smith-mauro-quintero-ganan-top-model/395164.html

Muchísimas gracias por hacerme parte del mismo,
y espero fotografiaros a todos en la excelente carrera que os espera.

Y, cómo no, va también en este post mi más cálido abrazo... :)

¡¡¡FELICIDADES!!!

¡¡¡Sóis GENIALES!!!


GANADORA TOP MODEL TENERIFE 2012
SHUSHYLA SMITH





GANADOR TOP MODEL TENERIFE PASARELA 2012
CARLOS GOMEZ




OCHO GANADORES: WOMAN, MAN, PASARELA E IMAGEN










pd: Shushyla, no sabía qué ibas a ganar, no tengo bola de cristal aunque la tengo pedida,
pero... aquí dejo tu imagen de días antes entre bastidores, para el recuerdo...
insisto, mi más sincera enhorabuena a tod@s, y mis felicitaciones por el buen trabajo hecho;
la satisfacción es vuestra, y nuestro el placer de haberlo disfrutado
gracias


jueves, 2 de febrero de 2012

Presentación Certamen Top Model Tenerife 2012

Ayer asistí como fotógrafa a la presentación del Certamen Top Model Tenerife 2012,
valedero para Top Model España, Internacional, y Top Model World 2012
Sucedió en el Hotel Luabay, de el Puerto de la Cruz, con la presencia de Esther Gómez, Alexis Herrera, Carlos Nieves, Jacky Ríos, y demás miembros de la organización, entre quienes destaco la labor organizadora de mi hermano, Santi Díaz. 
Debo confesar que estos tinglados siempre me dieron cierta grima, pero...
estas son algunas muestras de lo especiales que son estos "mis" chic@s ,
y con los que tanto me divertí.
Muchísima suerte a tod@s
y un beso de esta que os decía "pensad que soy Mario Casas o Megan Fox" ... ;)

Heme aquí, que uno de los chicos me robó la cámara nada más empezar en el previo de la presentación

sencilamente espectaculares con esa pose de albañil que sugerí

a su aire, sin pensar y relajados


llegarán lejos...

muy lejos ... :))))

absolutamente deliciosos

La Srta elegante y espectacular de la dcha, Esther Gómez, y el de la izda del todo, es Santi Díaz



Jacky Ríos posando



toda la organización y participantes al completo

Los chicos relajados

comiendo del buffet de capricho que asalté sin compasión ni piedad

Un café para soportar la brisa marina y la sesión agotadora;
debí llevar medias de pana en lugar de margaritas... :))))



las chicas relajadas y.. sencillamente espectaculares

Esther Gómez y Cristy, la maquilladora especial y encantadora, en un kit-kat de relax

pd: recordad chic@s que las subiré también al face, http://www.facebook.com/deliadiazdelgado, solicitadme allí y os etiqueto... mu@