jueves, 29 de abril de 2010

Capuletos y Montescos. I. La colcha desgastada.

Mi amante quiebra la fe tras la esquina y se pierde. Mi amante se va despacio después de la cópula. Huye como incienso que se evapora, finalmente.

Mi amante teje mi noche con sus dedos; la hace fértil donde la semilla no crece. La retuerce sobre la colcha hasta desgastarla y llenarla de sudor, de calor, de besos.

Mi amante arranca de mis huecos las sombras, las sodomiza y ahuyenta cómo un exorcista, las degrada, las humilla, las vomita y las echa a fuerza de caricias en mis más secretos rincones.

Cuando ha conseguido la lisura de mi piel descalza…

Viene a coserme su nombre a mi espalda, lo tatúa y lo hace mío, como suya es mi fortaleza, abatida ya y sin guardias.

Tiene la habilidad en la yema, en las huellas que rastrean mis gemidos, vertiendo ecos dónde solo el silencio anidaba.

Y yo, yo me dejo algodonar, me dejo suavizar como las espigas de trigo mecidas por el viento. Mi cabeza se vuelca hacia atrás con ese hambre eterna que tanto temo, con esa insatisfacción profunda que tanto mella, y entonces suspiro como si se me fuera la vida por la boca y no me importara lo más mínimo. Se arquea la espalda, el entrecejo se despeja, las aristas se ablandan, y toda yo soy un líquido derramado.

Mi amante quiere despertarse a mi lado, pero yo prefiero que huya. Despejo misterios, los mínimos, y le incito al abandono, le empujo hasta la puerta, le suelto el cable que durante la noche le ató a mis ojos.

Si me desdigo, el cable se romperá y no hay recambios.

Nos prefiero así, capuletos y montescos por devoción y entrega, sin cerrar del todo el trato de la piel, sin firmar la aurora que convertirá el desayuno en tristeza.

Le prefiero así, huidizo antes del amanecer, para desearle durante el sol caliente, y que el pulso tiemble acelerado cuando sienta que cae la noche y le intuya acercarse, con ese hambre mutua, a tensar de nuevo el cable que nos mantendrá, durante horas, amarrados.



Capuletos y Montescos. 29/04/2010. Delia Díaz

Letras inspiradas en una composición de Bloomer 34.


Creative Commons License
Estratosfera by Delia Díaz is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.



Para Diego, Bloomer 34

Letras nacidas de tu música.

Gracias, bestia parda.

Bss